Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
19 mayo 2017 5 19 /05 /mayo /2017 23:08

Leyendas Artúricas: La señora de Shalott

Es una de mis leyendas artúricas favoritas. Se dice que su personaje se basa en Elaine, la bella dama de Astolat. Ha sido objeto de muchas obras de arte, poesía y ficción. Elaine era la única hija de Bernard de Astolat. En Alfred, "Lancelot y Elaine" de Lord Tennyson de The Idylls of the King (1859), es una mujer modesta y humilde.

La leyenda artúrica  de Elaine, la blanca dama de la isla de Shalott, nos remite a una bella dama encerrada en la torre de un castillo en la que un hechizo le obliga a mirar el mundo a través de un espejo. Confinada en su prisión de reflejos, Elaine, recluia se límita a observar el paso de la vida y a recrearla tejiendo tapices.

 

Esperando a un Ulises o a un caballero que la liberase de su cautiverio, y vaya si lo haría.. y lo hizo en forma de apuesto galán artúrico de nombre Lancelot.

 

Elaine, hasta ese punto desconocida en el reino de Camelot, daría pie a una leyenda preciosa..., misteriosa hasta el punto de que nunca ha quedado claro si es hada, doncella encantada o simple dama prisionera de algún mal brujo, comienza a desesperarse encerrada en su torre. Quiere asomarse, mirar la vida a través de sus propios ojos. El tiempo se le hace lento, los tapices infinitos… ansía la realidad. De golpe llegó Lancelot. Y no pudo evitarlo.

Elena abandonó el telar, le dio la espalda al espejo y miró hacia Camelot.

La maldición que  condena a Elaine a mirar al mundo a través del espejo se cumple. Finalmente, el espejo se rompe y un susurro le anunció su final. Un triste final. Los tapices volaron llevados por el viento y la dama de Shalott supo que su destino se cumpliría ese mismo día.Abandonó la torre y subió a una barca. Ella misma sería su caronte. Su final sería su rendición. Su abandono, su conformidad, su melancólica huída.

 

En otra versión de la leyenda artúrica, Lancelot, famoso caballero de la corte del rey Arturo, viajó a Astolat de incógnito, para competir en un torneo. Elaine se enamora profundamente de él. Queda prendada de él casi inmediatamente, y le solicita que lleve una prenda blanca en su honor en el torneo, a lo que él jamás habría accedido a causa de su amor infinito por la reina de Arturo. Lancelot es herido durante el torneo por una lanza perteneciente a Bors, y cae enfermo.

 

En "The Ballad of Elaine" de Sydney Fowler Wright, Elaine se permanecio junto a él día y noche, cuidándolo hasta que se recuperase. Cuando por fin Lanzelot se recuperó,le anunció que se iría. Elaine le pide que se case con ella, pero él afirma que su amor por Ginebra, la mítica esposa del rey Arturo, es demasiado fuerte para poder para amar a Elaine. Lancelot deja Astolat, y Elaine antes de que hayan pasado diez días, muere de tristeza.

 

Su familia colocó el cuerpo de Elaine en una barcaza y la dejó a la deriva en el río Támesis.con un lirio en una mano y una carta de su puño y letra en la otra. La barca llega surcando hasta Camelot, donde es descubierta por la corte del rey Arturo, siendo llamada la pequeña doncella del lirio. Lancelot es convocado  de inmediato y escucha el contenido de la carta, conmovido después de lo cual explica lo que sucedió al Rey Arturo y se encarga de costear un espléndido y costoso funeral para la muchacha,

 

Una leyenda trágica, y emotiva en la cual, el personaje de Elaine, la señora de Shallot, se suele olvidar a menudo, a pesar de ser una mujer esencial dentro de la mitología Artúrica. Su único propósito parece ser revelar hasta qué punto la pasión de Lanzarote por Ginebra es indestructible, aun cuando su romance con la reina era algo prohibido.

 

Repost 0
Publicado por leyendas medievales - en Ciclo Artúrico
Comenta este artículo
13 mayo 2017 6 13 /05 /mayo /2017 23:57


Excalibur es la espada mítica del Rey Arturo En la leyenda artúrica galesa, llamaron Caledfwlch a la espada. En los relatos sobrevividos de Arturo, dos leyendas diferentes sobre el origen de sus espadas han sido retenidas.


La primera versión sobre la obtención de Excalibur es la que relata Geoffrey de Monmouth en Historia Regium Britanniae: Al morir el Rey Uther Pendragon, Merlín forjó en la isla de Avalón (la isla de las hadas) una espada (Excálibur) y la clavó en una piedra que estaba al lado de una capilla de Londres. En "El ciclo de la Vulgata", se cuenta que Arturo había roto su espada (la de la piedra) durante un combate contra Sir Pellinore. Merlín, lo llevó a un lago del cual surgió una bella joven, la Dama del Lago. Esta Dama del Lago era una bruja poderosa que podía caminar sobre las aguas y tenía un castillo en el fondo de aquel lago. La Dama tenía en su poder a Excálibur, una espada mágica. Merlín le pidió dicha espada para su pupilo y ella se la entregó. La espada estaba guardada en una vaina que hizo que el Rey no perdiese sangre cuando la llevaba a las batallas. Merlín le advirtió a Arturo que tuviese cuidado, porque un día llegaría una mujer digna de su confianza y le arrebataría la vaina de Excálibur para siempre.

 

La leyenda más difundida nos cuenta que Arturo la obtuvo después de sacarla de una roca donde se encontraba incrustada, por un acto de magia realizado por Merlín, a quien se le atribuiría su forja, y ésta es la versión francesa de R.Moron, en su obra llamada “Merlin”. Pero Sir Thomas Malory, escritor inglés, establece que la espada de la Roca no era Excálibur, ya que Arturo rompe su primera espada en una batalla contra el rey Pellinore. En “El Ciclo de la Vulgata”, se cuenta que una ninfa del lago llamada “Dama del Lago” le entrega la verdadera “Excálibur”,

He aquí las dos versiones de la leyenda...

 

Excalibur como la espada sacada de una roca

El Rey Uther Pendragon durante la fiesta de Pentecostés se enamoró perdidamente de Igraine, nacida en Avalon y amada esposa del duque de Tintagel, Gorlois. Durante esa fiesta, el rey pidió a la mujer dormir con él, cosa que ella rechazó, pues amaba a su esposo. La mujer, escandalizada, acudió a su esposo de inmediato y le pidió que regresaran a su castillo pues el rey le estaba pidiendo cosas indecorosas.

El duque aceptó de buena gana, y se retiraron en cuanto la etiqueta se los permitió. Uther, decepcionado, habló con el mago Merlín, cuyas artes mágicas superaban las de cualquier otro, y le explicó su situación.

Este aceptó a ayudar al rey a yacer con la esposa del duque con una sola condición: “La primera noche que poseas a Igraine, ella quedará en estado; cuando ese niño nazca deberás entregármelo para que yo lo críe y cuide de él”. Dicho y hecho, aquella misma noche el rey, haciéndose pasar por el duque -que había perecido en batalla unas horas antes- gracias a las artes mágicas de Merlín, fue al castillo e Igraine, pensando que era su marido, yació con él.

Posteriormente, el rey desposó a la viuda de Gorlois Nueve lunas pasaron antes de que la nueva Reina diera a luz a un varón al que, la misma mañana de su alumbramiento, sería entregado a Merlín disfrazado de anciano.

Los años pasaron tranquilos para el pequeño Arturo, viviendo en casa de un fiel y humilde caballero, Héctor, su esposa y Kay, quién sería su hermano de leche. Merlín actuaba como su tutor, enseñándole todo lo que un futuro rey debería saber, inclusive un poquito de su magia. Pero el final de la era de Uther Pendragón debió llegar a su fin. Y Merlín, cumpliendo su deber, enterró una espada poderosísima en un yunque de acero sobre una roca y la acomodó en el centro de la catedral de St. Paul.

Quién pudiera sacar la espada de su lecho, sería el legítimo rey de Inglaterra. Camino a las justas, Kay se fijó que no traía su espada y Arturo, como su escudero, fue el encargado de ir a buscarla a la posada. Lamentablemente estaba cerrada, pero el pequeño, sin querer dejar a su hermano sin participar de las competencias decidió ir a buscar la espada que había en la catedral para él. La empuñó con firmeza y al levantarla, la hoja se deslizó suavemente fuera de su prisión. El niño, entonces, corrió a entregar la espada a su hermano quién, al notar la espada que llevaba el niño, enseguida se postró a sus pies, al igual que el noble Héctor.

 

La leyenda de Excalibur como la espada entregada a Arturo por Niniana la Dama del Lago

Habiendo pasado años de paz y guerra, Arturo reunió un grupo de sus caballeros más fieles para dar una fiesta. Hacia el término de esta, un caballero en su cabalgadura ingresó al castillo, con el cuerpo de Sir Miles anunciando la presencia de un caballero negro que bloqueaba la entrada del Bosque Siempre Verde. Se apresuró entonces Guifelet, escudero de Kay a pedirle al rey que lo nombrara caballero para vengar la muerte del hombre. El, luego de oírlo, lo consintió y, poniendo su espada en el hombre del muchacho, lo nombró caballero y le dio su primera misión.

Sin embargo el joven volvió poco tiempo después inconciente y fue atendido por Merlín hasta que estuvo mejor. Pero el rey no podía dejar las cosas así, se escapó del castillo y fue a cobrar venganza con su propia mano. Tres veces cruzaron lanzas, en prescencia de Merlín, y solamente la última el caballero verde fue capaz de botar al rey y a su caballo. Este, indignado, le solicitó medirse en espadas, a lo que el caballero no pudo negarse. Tras una ardua lucha, el Caballero Negro rompió la espada del rey casi desde su empuñadura, marcándolo como vencedor.

Finalmente, Arturo no venció al caballero y Merlín, evitando que este matara al rey, lo durmió. El rey no podía quedar sin espada, de modo que cabalgaron Arturo y Merlín hacia un lago, donde reinaba el hada Niniana, aprendiz de Merlín. Subieron a una pequeña barca hasta llegar al centro del lago, desde donde un brazo surgió, sosteniendo una espada con su vaina. En el filo rezaba: “Excalibur”

 

Fuentes escritas sobre La leyenda de Excalibur
En la leyenda galesa, la espada de Arthur es conocida como Caledfwlch. En Cuhlwch y Owen, una de las más valiosas posesiones de Arthur. Todo ésto figura en el romance del guerrero de Arthur, Llenlleawg, un caballero irlandés que mató al rey Diwnarch mientras robasa su caldero mágico. Caledfwlch proviene del arma legendaria irlandesa Caladbolg, la brillante espada de Fergus McRoich. Calaboldg también fue conocida por su incríble poder y fue llevada por algunos de los mayores héroes irlandeses.

La History of the Kings of Britain, de Geoffrey of Monmouth, fue la primera fuente no galesa en hablar de la espada. Geoffrey dice que la espada fue forjada en Avalon y latiniza el nombre "Caledfwlch" por Caliburn o Caliburnus. Escritores continentales cambiaron el nombre con relación a Excalibur cuando su pseudohistoria influyó en la Europa continental. La leyenda se amplió en el Vulgate Cycle (1230-1250), también conocido como Lancelot-Grail Cycle y en el Post-Vulgate Cycle que surgió a su estela. Ambos incluyen el trabajo conocido como Prose Merlin, pero los autores de Post-Vulgate excluyeron el Merlin Continuation en su versión más reciente, excogiendo para añadir, unos relatos antiguos sobre los primeros días de Arthur, incluyendo un nuevo origen para Excalibur.

Otras versiones más recientes, y que quieren parecer más rigurosas, defienden que el origen de la espada se remonta a la Roma Antigua. Este es el caso del arqueólogo Valerio Massimo Manfredi en «La última legión», que sitúa el origen su en la época del último emperador romano de Occidente, Rómulo Augusto. Cuenta que, cuando éste tenía 13 años, fue encerrado junto a su mentor Ambrosino en la cárcel de Capri. Allí se encontró la espada con la que Julio Cesar había conquistado la isla de Gran Bretaña, que utilizó para, poco tiempo después, asesinar a su captor, Wulfila. Harto de tanta sangre, Rómulo arrojó entonces arma al lago, que quedó incrustada en una piedra.


También se dijo que la vaina de Excalibur tenía poderes propios. Protegía a su portador del daño o las heridas sufridas. Fue robada por Morgan le Fay, arrojada al Lago y nunca encontrada.

La desaparición de LA ESPADA MÍITICA

La historia más aceptada es aquella en que Arturo, moribundo, Tras la batalla de Camlann, en la que Arturo asesinó al joven Mordret, y este hirió de muerte al rey, Arturo fue llevado a las orillas de un río por Bediviere. Ahí, apoyado en un roble, el portador de la cantarina, pidió a su fiel caballero que arrojara su espada en un lago cercano, al estanque en el que habita Nimue, la Dama del Lago. Este caballero, que primero desobedece y luego acepta la orden de muy mala gana, es llamado Griflet, Bedivere, Lanzarote o Perceval, de acuerdo al relato. Cuando el caballero lanza la espada al estanque, una mano vestida de seda blanca (Nimue) surge de la superficie del agua, toma la espada y luego desaparece en las profundidades.

Este relato sobre el retorno de Excálibur al lago podría estar basado en las costumbres de algunos pueblos celtas de lanzar a los lagos algunas pertenencias de los grandes guerreros que acababan de morir como ofrenda a sus dioses. Se dice también que la espada descansa junto con el Rey en Avalón aguardando el día de su regreso.el final de la espada, simboliza el fin del ciclo del reinado de Arturo, pues luego de despedir a Excalibur, este fue llevado a Avalon, para ser curado de sus heridas.

 

La verdadera Excalibur

En la Abadía de San Galgano, cerca de la ciudad de Siena, Italia, se halla una espada incrustada en el suelo, que nunca se ha logrado sacar. La espada, que sobrevivió con el paso del tiempo, está protegida por un cristal para que nadie la estropee. Aunque el arma se encuentra en medio de las ruinas de la abadía, la espada, en la que solo sobresale el mango, está próxima a la tumba de San Galgano.

 

 

 

Repost 0
Publicado por leyendas medievales - en Ciclo Artúrico
Comenta este artículo
6 septiembre 2012 4 06 /09 /septiembre /2012 19:17

tabla-redonda-y-santo-grial.jpg

Como las leyendas de Myrddin (Merlín) y Tristán e Isolda, la del Santo Grial puede haberse tratado de una tradición independiente que más tarde fue adscrita a las leyendas del rey Arturo. La primera vez que aparece el Grial (en el poema francés Perceval escrito por Chrétien de Troyes h. 1190) se trata de un plato ornamentado (graal en francés antiguo) utilizado para servir las hostias en la misa en el castillo del lisiado Rey Pescador. Como el poema quedó inacabado, los autores posteriores tuvieron libertad para representar el Grial de millares de formas. Algunos reflejan las historias de aventuras celtas precristianas de los calderos mágicos. Sin embargo, la más popular es la tradición que lo identifica con el cáliz de la Última Cena, el san graaal o Santo Grial. Esta reliquia, según los textos apócrifos medievales, pasó a estar en Britania durante la fundación de la primera comunidad cristiana de la isla, en Glastonbury. Evidentemente, los monjes de Glastonbury también ayudaron a que esta leyenda tomara forma. De todos modos, los arqueólogos tenían curiosidad por saber si hay algo de verdad en esta tradición de una primera comunidad cristiana en Glastonbury. Ralegh Radford excavó partes de la abadía a finales de los años cincuenta del siglo XX. Encontró, bajo estructuras posteriores al periodo sajón, restos escasos de antiguas construcciones de zarzo, que interpretó que se trataba de la iglesia de los fundadores y los oratorios monásticos subsiguientes. Asimismo halló, en el antiguo cementerio, pruebas de que los monjes de Glastonbury habían excavado donde decían y descubierto sepulturas primigenias. Philip Rahtz dirigió las excavaciones en el peñasco de Glastonbury cercano una década más tarde y reveló rastros de construcciones de madera, escombros de obras de metal y cascos de cerámica importada, que le permitieron atribuir esta ocupación al período artúrico.

Santo-Grial.jpg

EL REY DEL PASADO Y DEL FUTURO

A pesar de esta oleada de actividad, no se encontró nada que se pueda identificar explícitamente con un rey Arturo histórico. Al mismo tiempo, se ha generado una auténtica industria de libros sobre el rey Arturo en Gran Bretaña y América del Norte. Estas obras, que parecen historias de detectives, postulan candidatos a rey Arturo entre los que se encuentra el general romano Lucio Artorio Casto, el caudillo bretón Riothamus, un rey galés oscuro de Gwynedd, y un Artuir, hijo del rey escocés Áedán mac Gabráin. Entretanto, las comisiones de turismo locales observan con interés para ver si el rey Arturo es declarado de Cornualles, de Gales o de Escocia. Esta busca para tener una pieza del rey Arturo no es nueva. Ricardo Corazón de León dio a un compañero de cruzadas la supuesta espada Excalibur, mientras que Enrique VIII mostró al emperador Carlos V la "verdadera" Mesa Redonda colgada en el castillo de Winchester (aunque la pintura tenía un parecido con el mismo rey Enrique). Tanto el príncipe de Gales como el de Inglaterra utilizaron las profecías de Merlín sobre el rey Arturo para sustentar sus propios objetivos políticos, y bardos modernos como Spenser y Tennyson escribieron nuevas historias sobre el rey Arturo para magnificar las glorias de los monarcas reinantes. Como en la mayor parte de las leyendas medievales, el fin del rey Arturo está rodeado de misterio; resulta el perfecto rey del pasado y del futuro.

Repost 0
Publicado por leyendas medievales - en Ciclo Artúrico
Comenta este artículo
10 mayo 2012 4 10 /05 /mayo /2012 18:33

 
 

lancelot.jpg

 

 

 

Valiente, magnánimo, leal, generoso con sus amigos, encarnizado enemigo y el enamorado más puro del mundo. Estos son los adjetivos que mejor definen a sir Lancelot, un hombre desdichado por tener que elegir entre el amor y el deber, entre la pasión y la honestidad, entre su rey y su reina. Intentó ser fiel a ambos pero era algo imposible de lograr y con su caída arrastró al reino de Arturo.

 

Casi todas las leyendas sitúan su nacimiento en Bayona, cerca de la frontera franco-española, y era hijo del rey Ban de Benwick. Nada más nacer, su padre se vio envuelto en una guerra con un rey vecino, Claudas, que invadió el reino y obligó a huir a su familia. Mientras escapaban, Ban volvió la cabeza y viendo destruido todo lo que tenía, cayó desmayado, siendo atendido por su esposa Elena, la cual para ello dejó a su hijo solo un momento, lo que aprovechó la Dama del Lago para llevárselo. Desde entonces no volvieron a verle.

 

Lo cierto es que la Dama deseaba un hijo y al no poder tenerlo optó por raptar al hijo del destronado rey Ban. Ella le crió y le dio un nuevo nombre, por el que pasaría a la historia: Lancelot. Sobre la Dama del Lago circulan varias leyendas, algunas dicen que era una señora poderosa y rica, con abundantes posesiones en Europa; otras, en cambio, la señalan como una habitante del lago, un hada o ser sobrenatural.

 

Sea como fuere, parece ser que Lancelot fue criado en el mundo de las Cortes europeas, donde aprendió con rapidez modales caballerescos y destreza con las armas. Se relacionaba entonces con sus primos Boores y Lionel, con los que se crió hasta cumplir los dieciocho años, edad suficiente para unirse a la corte de Camelot, que le había entusiasmado desde hacía años. Con el tiempo, pasaría a la historia como uno de los caballeros más destacados de su famosa Mesa Redonda.

 

Su relación con el rey Arturo fue siempre de amistad y entrega personal, siendo de gran ayuda tanto para él como persona, como para Camelot. Sin ninguna duda era respetado y querido por Arturo, quien desde siempre lo consideró su lugarteniente y mejor aliado... Pero el destino se empeñó en que ambos amaran a la misma mujer, la reina de Camelot: Ginebra.

 

De hecho, una de las primeras tareas que le encomendó el rey fue ir en busca de su prometida, Ginebra, y llevarla hasta Camelot para la boda. Aquí empezaría a mascarse la tragedia, comenzando, sin poder ambos evitarlo, Ginebra y Lancelot, su historia de amor platónico.

 

Lancelot, no obstante, terminó por declarar su apasionado amor a Ginebra, quien también le correspondía, si bien, ambos fueron siempre conscientes de la imposibilidad de materializarlo. Eso hizo que la vida de Lancelot se convirtiera en una continua lucha entre su deseo y su conciencia, entre su amor por la reina, su amistad hacia el rey y sus obligaciones en Camelot, así como en una constante búsqueda de métodos para alejarse de la Corte y de Ginebra.

 

Por aquellos días un grupo de campesinos de la aldea de Carbonek, donde gobernaba el rey Pelles, llamó a Lancelot para decirle que la hija de éste estaba encerrada desde hacía cinco años dentro de la torre de un castillo próximo y que nadie había conseguido liberarla. Los aldeanos le acompañaron a la puerta del recinto y Lancelot entró con su típica audacia y valentía, rescató a la doncella y escaparon ambos. La muchacha le contó que Lady Morgana y la reina del Norte de Gales la habían encerrado allí mediante encantamientos, por envidia, pues se decía que ella era la mujer más hermosa de aquellos lares, y que tan solo el mejor caballero del mundo podría liberarla del hechizo y rescatarla. Esto hizo que desde entonces y hasta siempre Lancelot fue considerado “el mejor caballero del mundo”. La joven se llamaba Elaine.

 

Cuentan también que allí en Carnobek campaba a sus anchas un dragón que desde hacía años atormentaba a las gentes del lugar, por lo que éstas, aprovechando la presencia de Lancelot, le pidieron que acabase con el monstruo. En el camino hasta la guarida del dragón vio una tumba donde había una inscripción que decía:"Hasta aquí llegará un leopardo de sangre real que matará a la serpiente que vive bajo esta losa. El leopardo engendrará a un león que será el mejor caballero del mundo". Finalmente, el dragón murió a manos de Lancelot, pero esa inscripción quedó grabada en su cabeza, pues el leopardo representaba el emblema de Lancelot, el que lucía en su escudo.

 

El rey Pelles dio una gran fiesta para celebrar el regreso de su hija y la muerte del dragón. Lo que nadie esperaba fue la aparición de una paloma que llevaba en el pico un incensario que, al verterse, hizo que todo se impregnara de un maravilloso olor. A continuación apareció una doncella con una copa en la mano. Todos se arrodillaron y elevaron plegarias al cielo. Al poco doncella y copa desaparecieron. Sir Lancelot no entendía nada, hasta que el rey Pelles le explicó que lo que acababa de ver era el Santo Grial.

 

La princesa Elaine se había enamorado de Lancelot y se lo comunicó a una doncella suya que era una gran hechicera. La hechicera le dio un veneno a Lancelot y este quedó a merced de la dama, casándose ambos esa misma noche. Fueron después de la boda a unos aposentos preparados al efecto y privados de toda luz, pues para que el encantamiento tuviera efecto la oscuridad debía ser absoluta. Cuando Lancelot despertó por la mañana lo primero que hizo fue abrir de par en par la ventana y al hacerlo desapareció el encantamiento, por lo que al mirar en el lecho y ver a Elaine no sabía a que atenerse. Elaine le contó lo sucedido y como Lancelot creía que su fuerza en el combate provenía de los votos de fidelidad, hechos tanto a su rey como a su reina, se sintió débil, inútil y desgraciado. En cuanto pudo regresó a Camelot, abandonando a Elaine y deseando ver a la auténtica reina de su corazón: Ginebra.

 

Antes que él, llegó a Camelot la noticia de que Lady Elaine había tenido un niño al que llamó Galahad. Al enterarse la reina Ginebra de lo sucedido, sólo pudo llorar e insultarle, llena de indignación. Le llamó traidor y le dijo que le odiaba y no quería volver a verle. A tal efecto, le obligó a partir de Camelot en una misión que duraría años.

 

Cuando regresó, estaban esperándole su suegro, su esposa y su hijo Galahad, pero a Lancelot aún le daba miedo enfrentarse a la realidad y se encerró en una torre para que nadie supiese de su dolor por sus verdaderos sentimientos de amor. Los comentarios no cesaron y la reina Ginebra, que ya había olvidado todo lo sucedido, volvió a enemistarse con él, aunque seguía amándole con todas sus fuerzas. Ambos eran conscientes de la imposibilidad de su amor, pero el mismo hecho de esa imposibilidad hacía que se deseasen más todavía. Él no pudo aguantar la situación y huyó a los bosques, donde pasó dos años privado de razón. Fue encontrado y cuidado por Elaine, con la que convivió finalmente durante algunos años.

 

Poco después emprendió a fondo la búsqueda del Grial. Llegó hasta la puerta de la capilla que lo guardaba, pero una presencia angelical le hizo saber que su pecaminoso amor por la reina, aun siendo platónico, le impediría seguir con la búsqueda, pues no era digno de ella.

 

No soportando más la lejanía de su amada, Lancelot regresó a Camelot para ver a Ginebra. Pero allí Mordred, el hijo que Arturo había tenido extramaritalmente con su propia hermanastra Morgana, sorprendió a Lancelot y a Ginebra en los aposentos de la reina, justo en el momento en que ambos habían decidido, por el bien del reino, dar por terminada su relación, por más que su amor insatisfecho los destrozara. El caso es que Mordred, que era de naturaleza ruin y malvada, aprovechó la coyuntura para acusarles de adulterio y de estar tramando la caída de Arturo. Sus insidias y acusaciones terminaron por convencer al rey, quien, celoso y sintiéndose traicionado, condenó a la reina a la hoguera y a Lancelot al destierro de por vida, expulsándole asimismo de su orden de caballeros.

 

Así fue, pero el amor de Lancelot fue más fuerte y, justo cuando iban a quemar a Ginebra, regresó para rescatarla y llevársela consigo. En su camino tuvo que matar a los hermanos de sir Gawain, provocando un conflicto que terminó con la usurpación por parte de Mordred del trono de Arturo.

 

Ginebra y Lancelot materializaron durante una sola noche un amor que durante años había sido platónico. Sin embargo, la reina, pese a amar con locura a su caballero, decidió que su deber era regresar con Arturo a Camelot, donde éste luchaba contra su propio hijo. Arturo la perdonó.

 

En la batalla final, Mordred murió a manos de su padre, si bien, antes de morir le hirió gravemente. Mortalmente herido, Arturo fue llevado a Avalon para morir allí. Entre tanto, Lancelot volvió también para ayudar a Arturo, sin saber que agonizaba. Enterado de todo, visitó a Ginebra, la cual, torturada por los remordimientos, había ingresado en un convento y hecho votos de castidad para el resto de su vida. Dolido hasta el infinito, Lancelot decidió convertirse en ermitaño.

 

Su devoción por Ginebra fue absoluta y duró hasta su muerte. Fue él quien años más tarde recogió del convento el cadáver de su reina para sepultarla junto al cuerpo de Arturo. Enterrada su amada, él sobrevivió sólo seis semanas más, ya que dejó de comer y apenas si bebía nada. Por la noche, en lugar de dormir, deambulaba por los bosques o se pasaba horas enteras ante la tumba de Ginebra, hasta que estuvo demasiado débil para caminar. Sintiendo su fin cerca, pidió a su amigo sir Bors que cuando muriera le llevasen a uno de sus castillos, el llamado Guardia Gozosa, y allí le sepultaran. Así se hizo. Fue él final y la leyenda de un héroe que pasaría para siempre a la historia como el mejor de los caballeros y el mejor de los hombres.

 

Con este último post sobre Lancelot y la Tabla Redonda, finalizamos, de momento, esta interesante recopilación sobre la historia y las leyendas relacionadas con el Ciclo Artúrico. La intención era hacer una aproximación histórica a los personajes, para que depués todo aquel interesado en el tema, pueda seguir profundizando en los personajes y las leyendas ligadas a ellos. Sobre el Rey Arturo, se ha publicado mucho, y hay centenares de páginas en internet dónde se puede encontrar más información, es por ello que lo dejamos abierto a posibles nuevos posts. Queda por hacer entre muchos, uno relacionado con la espada de Arturo, la famosa Excalibur.

 

 

 

A partir de aquí, en adelante, nos centraremos en leyendas menos conocidas pero igual de atrayentes, leyendas locales, o sobre personajes no tan tratados, no tan "mediáticos", con el fin de atraer la atención sobre ellos, y así hacer un interesante ejercicio de investigación histórica. Cualquier sugerencia será bien recibida.

 


Un saludo

 

el-amor-edad-media-L-1

Repost 0
Publicado por leyendas medievales - en Ciclo Artúrico
Comenta este artículo
10 mayo 2012 4 10 /05 /mayo /2012 18:20
Quizá el elemento más representativos de la mitología artúrica es, a la vez, uno de los "falsos amigos" más extendidos en la historia de España. "Falsos amigos" es como llaman los filólogos a las palabras que son muy similares a otras en otro idioma pero significan algo distinto, como "excited", que quiere decir entusiasmado o una que nos toca más de cerca: "Abstract". Pues eso, por un error durante muchos años se ha traducido "Round Table" como "Tabla Redonda" y al final ha quedado como un nombre mucho más común que el correcto "Mesa Redonda".

Aunque, como ya hemos visto, la idea de Arturo rodeado de los guerreros más nobles aparece desde sus primeros relatos (Como los del Mabinogion), la Mesa Redonda no aparece nombrada hasta el Roman de Brut, la versión francesa que hizo un escritor llamado Wace de la Historia Regum Britanniae de la que ya hemos hablado alguna vez (Y más que hablaremos).

En esta obra Arturo crea la Mesa Redonda para evitar las luchas entre sus vasallos por ocupar las posiciones de honor en la mesa. En realidad sentarse en círculo alrededor del jefe era una tradición bastante extendida en el mundo celta por este motivo, aunque los componentes peleaban por ocupar los puestos más cercanos al jefe. Si de donde no hay...

Más tarde, cuando se cristianiza completamente la mitología artúrica, se le busca un nuevo significado (Normal, ya que ya por aquellos entonces era el símbolo más reconocible de dichos mitos): En el Merlin de Robert de Boron (Circa 1190) el mago crea la Mesa Redonda en honor de la mesa de la Última Cena y la Mesa del Grial de José de Arimatea.

Y así queda para siempre, como símbolo de la igualdad y la justicia entre los caballeros y de la unión de la Orden con Jesucristo, en los relatos posteriores y el ciclo "Lancelot-Grial" hasta la misma Mort d'Artur. Con una diferencia, la Mesa Redonda la crea el padre de Arturo, Uther, y es entregada a Arturo como regalo en su boda con Ginebra. Así queda todo mucho más redondo (Perdón por el juego de palabras) dejando ya claro que toda la historia de los Caballeros de la Mesa Redonda gira alrededor de ese matrimonio.



Una curiosidad: Antes de que se pusieran de moda las "mesas redondas" en cada jornada de cualquier cosa en cualquier parte del mundo, organizar "mesas redondas" fue una costumbre cortesana en Europa en los S XIII-XV. En ellas se celebraban justas y bailes en los que los invitados iban vestidos como los Caballeros de la Mesa Redonda originales. Esta costumbre existió también en España, en el Reino de Aragón, hasta que la prohibieron los aguafiestas habituales: Los prelados de la Iglesia. Si un día os apetece, la recuperamos.

 
 
Repost 0
Publicado por leyendas medievales - en Ciclo Artúrico
Comenta este artículo
10 mayo 2012 4 10 /05 /mayo /2012 16:39

Ligada a la historia del Rey Arturo, está la figura de otro personaje tan enigmático como fascinante, y del cual a  nuestro imaginario colectivo han llegado muchas de sus leyendas. Pero existió en realidad el mago Merlín, o es una leyenda medieval, al igual que sucede con Arturo.Es el brujo por antonomasia y el señor de los acertijos, hasta el punto de que pronunciar su nombre se ha tornado un sinónimo  de misterio, pero también de aventura, propiciado en gran medida por los ciclos artúricos, en los que su figura se torna clave. Durante todo el Medievo, se creyó en la existencia histórica de su figura, apoyandose en los numerosos relatos recojidos por los folcloristas. Hoy en día, en pleno siglo XXI, aún la cuestión no se ha aclarado; si bien los historiadores apuntan a que es un personaje literaro inventado, que quizás se inspirara en uno real, nacido a mediados del siglo V o en el VI de nuestra era. Como vemos, las semejanzas con Arturo son destacables. merlin3[1]

 

El  primer texto en el que se menciona a Merlín es la Historia de los reyes de Britania de Geofrey de Monmouth.

 

Se publicó en 1138 y enseguida se convirtió en una de las obras más influyentes de la Edad Media. Su autor, un clérigo de origen galés, fue nombrado obispo en Londres y destacó como un apasionado defensor de las tradiciones celtas. De hecho, su tierra pasaba por ser el último reducto en toda Inglaterra que mantenía las leyendas y la forma de vida de esa cultura ancestral tras la invasión anglosajona. Su mente albergó la idea de escribir una historia de los reyes celtas más sobresalientes con el fin de evitar que aquella época gloriosa cayera en el olvido.

 

 

De entre ellos destacaba poderosamente la figura de Arturo. Al iniciar su proyecto, Geoffrey de Monmouth descubrió que apenas existían fuentes escritas de las que extraer documentación, por lo que recurrió a su inventiva y creó un relato que se desarrollaba durante varios siglos y en el que se mezclaban episodios y personajes reales con otros claramente ficticios. Uno de los libros que cayó en sus manos fue La profecía de Britania, obra del año 930 en la que se reunían diversos vaticinios que presagiaban la caída de los anglosajones y el resurgimiento de los celtas británicos. Uno de aquellos presagios se atribuía a un tal Myrddin, hombre que había gozado de una gran reputación siglos atrás y que era autor de otras profecías, en su mayor parte oscuras. Cautivado por esta figura, Geoffrey de Monmouth decidió incorporar el personaje de Myrddin a su Historia de los reyes de Britania bajo el nombre de Merlín y lo enlazó con el relato del rey Arturo. Así nació la leyenda, que, como hemos visto, se basa en un personaje real. En la historia de Arturo y sus célebres caballeros, Merlín ocupa una posición primordial: es quien propicia el nacimiento de Arturo ayudando a su padre, Úter Pendragón, a conquistar mediante hechizos a su enamorada, además de quien cuida del joven rey, quien le asesora y quien le ayuda a vencer a sus enemigos.

 

 

 

Tan grande fue el éxito de la obra de Geoffrey de Monmouth que se realizaron cientos de copias manuscritas para distribuirlas por toda Europa. Después, los nombres de Arturo y de Merlín serían recogidos por otros autores aumentando su leyenda. El más importante de aquellos libros posteriores: La muerte de Arturo, escrito en el siglo XV por Sir Thomas Malory. Evidentemente es el primer personaje el que obsesiona a Geoffrey. El primer libro que se conserva del autor es el Prophetiae Merlini, una "recopilación" de profecías de Myrddin Wyllt. Después lo introdujo en la Historia Regum y escribió un tercer libro, Vita Merlini, que era (a ver si alguien lo ha adivinado) una "biografía" del profeta.Merlín era   el hijo de un demonio íncubo y una mujer casta que hereda los poderes de su padre pero que por intervención divina debido a la bondad de su madre salva su alma y consigue el don de la prescencia, que solo Dios puede dar. Sin embargo, en la Historia, una vez que Merlín ha orquestado el nacimiento de Arturo desaparece del texto. Nunca aparece como mentor de Arturo ni como su consejero.

 

 

Se considera a Merlin capaz de hablar con los animales, de cambiar de forma, de hacerse invisible, y también de controlar el clima  y los elementos, aunque estas habilidades las empleaba con sumo cuidado para no enfurecer a la Naturaleza, la diosa más poderosa. En la novela medieval Lanzarote y Ginebra se contaba de él lo siguiente: "Conocía la esencia de todas las cosas, su transformación y su renovación, conocía el secreto del Sol y de la Luna, las leyes que rigen el curso de las estrellas en el firmamento; las imágenes mágicas de las nubes y el aire; los misterios del mar. Conocía los demonios que envían sueños bajo la Luna. Comprendía el grito áspero de la corneja, el volar cantarín de los cisnes, la resurrección del fénix. Podía interpretar el vuelo de los cuervos, el rumbo de los peces y las ideas ciegas de los hombres, y predecía todas las cosas que sucedían después."

 

 

Acabó sus días en el bosque de Brocelandia( Bretaña), donde fue recluido en un árbol por su compañera Nimue, la Dama del Lago. Markale interpreta el mito de la prisión merlínica en el bosque, como el símbolo de la unión cósmica entre el hombre y la naturaleza. Otras versiones mencionan como la celda en la que fue recluido a una cueva, y otras a una jaula de cristal. Y según se cuenta allí estaría todavía esperando que alguien lo libere.

 

 

 

 

orig Merlin-copia-1

Durante la Edad Media y algún tiempo después se creyó firmemente que Merlín había sido un personaje real del siglo V, autor de una serie de profecías que circulaban por el continente. Los comentaristas franceses sostenían que estas se habían cumplido con exactitud y los italianos lo elevaron a la altura de profeta bíblico, como Isaías. Hoy no es así, pero la pregunta sigue en pie: ¿quién fue realmente este personaje? La hipótesis más aplaudida sostiene que se trata de un profeta antiquísimo –ya se le menciona como tal en el siglo IX– que actuó bajo un nombre diferente al de Merlín, por supuesto. Para corroborarla basta la existencia real de los vaticinios mencionados. Sus profecías, escritas a finales del siglo V, han sido recopiladas. Ocupan diez páginas escritas en latín y se dividen en dos partes sin transición visible entre ambas. Muchas de ellas describen cómo serán expulsados de la isla los anglosajones, así como la llegada de un libertador,

 

Al margen de las profecías, también se baraja la posibilidad de que Myrddin fuese en realidad un druida, quizá el más famoso en toda la historia de los antiguos celtas. Basta recordar que Geoffrey de Monmouth era descendiente de los celtas británicos y que muy bien podría haber conocido la verdadera historia de Myrddin a través de la tradición oral. En el mundo celta, los druidas eran magos, jueces, médicos, líderes espirituales… Poseían la capacidad de detener o iniciar guerras y dominaban las propiedades de las plantas. Para convertirse en uno de ellos había que pasar años estudiando dentro de cuevas y bosques, que eran considerados santuarios. Druida podría significar “conocedor del roble”, el árbol al que los celtas conferían una importancia especial. De hecho, existe un lugar en el bosque bretón de Broceliande donde se dice que está enterrado el cuerpo de Merlín en medio de un mar de robles. Otros poderes que se les atribuían eran los de cambiar el tiempo, aparecer bajo forma animal, predecir el futuro y volverse invisibles.

 

 

Lo mismo que los ciclos artúricos cuentan que podía hacer Merlín. El final de esta casta sacerdotal llegó con la conquista del mundo celta por las legiones romanas. Escandalizados por la costumbre druídica de sacrificar a seres humanos como ofrenda a sus deidades, los romanos asaltaron en el año 60 la fortaleza de la isla de Mona, mataron a todos los sacerdotes que hallaron y destruyeron sus bosques de roble. Ese fue el inicio de su lenta pero inevitable extinción. Sin embargo, algunos de ellos sobrevivieron y perpetuaron sus creencias, pero ya en la clandestinidad. Y quizá uno de ellos fue Myrddin, que alcanzó una fama inmortal por sus altos conocimientos y por su especial capacidad de liderazgo entre las últimas tribus guerreras celtas.

 

Enlazándola con este trágico final, otra hipótesis identifica a Merlín como un dios celta cuyo nombre fue siendo modificado con el paso del tiempo. Durante la época en la que el cristianismo se fue imponiendo en su territorio los paganos enclavados en Britania e Irlanda no fueron perseguidos de la misma forma que sus equivalentes del continente. Esto propició que los dioses y las diosas de la antigua mitología celta sobrevivieran a través de la poesía y de los relatos populares disfrazados bajo la forma de reyes, santos o encantadores… y también de profetas. ¿Podría ser este el origen de Merlín? Además, se sabe que los celtas británicos tenían un dios primordial, semejante al Apolo griego. Su dominio era la isla entera, aunque estaba especialmente ligado a la ciudad de Moridunum, fundada por los romanos, cuyo nombre pudo dar lugar a Myrddin y, de ahí, a Merlín. También los poderes que se le atribuyen al Merlín literario son los mismos que posee cualquier dios de la antigüedad: transfigurarse en animal, dominar los elementos, vaticinar el futuro… Por si esto fuera poco, el nacimiento de Merlín narrado en la Historia de los reyes de Britania corre parejo al de otros grandes dioses, como el propio Cristo. Su madre es descendiente de un linaje real, no nació como consecuencia una unión sexual humana y desde muy pequeño destacó por su inteligencia y sus sabias respuestas, impropias de alguien de su edad. La única salvedad es que a Merlín se le conocía como… ¡el hijo del Diablo! Pero incluso este hecho puede ser fácilmente interpretado desde la óptica de la religión celta, plagada de dioses sanguinarios que exigían tributos humanos y con días dedicados al encuentro con las almas de los difuntos, como la conocida festividad de Samain, celebrada el 1 de noviembre, que más tarde se convertiría en la popular noche de Halloween o en la fiesta de Todos los Santos para los cristianos. En este sentido, esos mismos cristianos podrían haber visto en los dioses celtas a verdaderos demonios, con lo que la correspondencia Merlín-hijo del Diablo estaría más que justificada.

 

La última hipótesis sobre su verdadero origen lo describe como un bardo, otra figura propia del mundo celta. La tradición popular vuelve a hablar de un tal Myrddin o Lailoken, bardo al que se tenía gran respeto. Aunque no se conserva ningún poema atribuido a él, entre los galeses de la época de Geoffrey de Monmouth circulaban versos que supuestamente había pronunciado esta persona, lamentos nostálgicos de carácter semipolítico que más tarde fueron incluidos en la obra La profecía de Britania, que leyó el propio Monmouth.

 

neb01045web

 

La leyenda medieval de Merlin sobre Stonehedge

 

En la llanura de Salisbury se levanta uno de los monumentos megalíticos más importantes del mundo: Stonehenge. Los arqueólogos cifran su construcción entre los años 3500 y 1100 a.C. debido a que el complejo se erigió en tres fases. Sin embargo, una antigua leyenda celta relata cómo fue el mismísimo Merlín quien robó esas piedras a los irlandeses para transportarlas por el aire hasta su emplazamiento actual. Todo porque el mago afirmaba que quien se bañara a los pies de laconstrucción “quedaría sanado de todo mal”. Lo más importante es que los datos históricos confirman que este bardo sirvió como consejero a las órdenes del rey
Gwenddolau hasta su muerte en el 574. Entonces Lailoken se sumergió en la locura y se retiró a los bosques de Celidon, donde se dedicó a hacer profecías. Parece ser que Monmouth recogió este final para atribuírselo a Merlín reinterpretado de forma mucho más poética: muerto Arturo en la batalla de Calman, Merlín se retira al bosque a meditar mientras el rey es enterrado. Allí se enamora de una de las damiselas del lago, Nimue. La mujer no responde a su cortejo, pero acepta seguirle para aprender los secretos de su magia. Finalmente, cansada de su insistencia, Nimue le encierra en una prisión mágica dentro de una cueva a través de uno de los hechizos que el propio mago le ha enseñado.

images-copia-1.jpg

Repost 0
Publicado por leyendas medievales - en Ciclo Artúrico
Comenta este artículo
15 marzo 2012 4 15 /03 /marzo /2012 15:40

 

La  Leyenda arturiana, es el nombre colectivo que reciben una serie de leyendas sobre los Celtas y la historia legendaria de las Islas Británicas, especialmente aquellas centradas en el Rey Arturo y los Caballeros de la Mesa Redonda. El poeta francés del siglo XII Jean Bodel creó el nombre según las líneas de su poema épicoChanson de Saisnes:

 

Ne sont que III matières à nul homme atandant,
De France et de Bretaigne, et de Rome la grant.
‘Hay tres ciclos literarios de los que ningún hombre debería carecer:

la materia de Francia, de Bretaña, y de la gran Roma.’
Jean Bodel, Chanson de Saisnes

 

El Ciclo artúrico

El ciclo literal arturiano es la parte mejor conocida de la Materia de Bretaña. Su reconocimiento se debe a que narra dos historias entrelazadas que intrigaron a varios autores posteriores. Una, trata sobre Camelot, usualmente visualizada como una utopía llena de virtud caballeresca, algo que posteriormente sería revertido por los errores de Arturo y Sir Lancelot. La otra historia, habla acerca de las búsquedas del Santo Grial por varios caballeros, algunas que fueron exitosas (como las de Galahad o Percival), mientras que otros fallaron (como Sir Lancelot).

El Rey Arturo y los Caballeros de la Mesa Redonda.

Las historias medievales de Arturo y sus Caballeros están llenas de temas Cristianos, los cuales tratan acerca de la destrucción de los virtuosos planes humanos debido a las fallas morales de los personajes, y la búsqueda de una importante reliquia cristiana. Finalmente, las relaciones de amor cortés entre los personajes, como Lancelot y Ginebra, o Tristán e Isolda. En los años recientes, hubo una tendencia de unir las historias del Rey Arturo y sus caballeros con la mitología celta, en versiones reconstruidas a principios del siglo XX, plenamente románticas.

Además, es posible considerar a la literatura artúrica en general, en especial aquellas historias acerca del Grial; como una alegoría del desarrollo humano y el crecimiento espiritual.

 

Sir Tristan

 

Sir Tristán es uno de lo más conocidos caballeros de Arturo. Pero lo cierto es que su fama se debe más a su trágica historia de amor con la bella Isolda que a sus gestas caballerescas. La leyenda nos cuenta que era hijo del rey Melodías, vasallo de Arturo, y de la hermana del rey Mark de Cornualles. Su madre falleció durante el parto y por ese hecho recibió el nombre de “Tristán”, cuyo significado sería “doloroso nacimiento”.

  

Es el prototipo de caballero gentil más preocupado por las artes y las buenas maneras que por los hechos de armas. Imploró el perdón, a los pies de la hoguera, para  su madrastra, después de que ésta intentase envenenarlo hasta en dos ocasiones. Con el fin de completar su formación su padre lo envió a Francia donde se convirtió en un virtuoso del arpa y un maestro de las técnicas de caza. Completada su educación regresó a la corte de su padre.

  

Poco tiempo después se presentó ante su tío el rey Mark de Cornualles para aceptar el desafío que a éste le había hecho Sir Marhaus, emisario del rey de Irlanda. El rey irlandés Angustias pretendía que Cornualles le volviese a pagar un viejo tributo. La cuestión se dirimirá por las armas. Sir Tristán y Sir Marhaus lucharon hasta la extenuación. Al final la victoria cayó del lado de Sir Tristán, pero resultó herido por la punta de la lanza del caballero irlandés que estaba envenenada. Los médicos llegaron a la conclusión de que sólo podría sanar si viajaba al lugar donde el veneno había sido elaborado.

  

Fue así como partió, en una pequeña embarcación, rumbo a Irlanda y como una placida mañana, mientras tocaba el arpa, llegó a la orilla de un río donde se encontraba la familia real irlandesa, que no tardaron en caer cautivados por su hermosa música y el halo de candidez de desprendía tan apuesto joven. Fue llevado a la corte donde se restableció de sus heridas, pero siempre tuvo prudencia en no revelar su procedencia, pues sabía bien donde se hallaba. Con el tiempo surgió el amor entre Sir Tristán y la hija del rey de Irlanda, Isolda. Esto provocó los celos de Sir Palomides, caballero irlandés enamorado en secreto de la princesa, y las suspicacias de la reina. Entre ambos acabaron por descubrir la verdadera identidad de Sir Tristán y el rey Angustias lo expulso de la corte.

 

De regreso a Cornualles se puso al servicio del rey Arturo y no tardo en convertirse en uno de los más notables miembros de la Hermandad de lo Caballeros de la Tabla Redonda, cosa que despertó los celos y la envidia de su tío el rey Mark que juró no descansar hasta terminar con su vida. El viejo y malvado rey ordenó a su sobrino que fuese a Irlanda a la corte del rey Angustias y solicitase la mano de la bella Isolda para convertirla en reina de Cornualles. Con este plan pretendía hacer un doble daño a Sir Tristán por un lado le arrebataría su gran amor y por otro tenía la esperanza de que algún caballero irlandés lo retase para vengar la muerte de Sir Marhaus y acabase con su vida.

 

Pero de camino a Irlanda Sir Tristán se encontró con el rey Angustias que estaba siendo atacado, y pensó que era la ocasión propicia para ganarse su favor, así que le prestó su ayuda y le salvo la vida. El rey agradecido lo escolto hasta su corte. Una vez allí Sir Tristán comunicó su cometido y el rey acepto de buen grado el enlace, ordenando los preparativos del viaje de su hija a Cornualles. La noche antes de llegar a su destino, los amantes abatidos y resignados a su cruel suerte decidieron beber una copa de vino para brindar por su mala fortuna, pero resultó que el brebaje no era vino si no un poderoso filtro amoroso, que no hizo si no aumentar el deseo de ambos, que acabaron yaciendo juntos y consumando su febril amor.

 

A la mañana siguiente llegaron a Cornualles y el rey sin dilación llevo a Isolda al altar y la convirtió en su esposa. La existencia dejo de tener sentido para Sir Tristán, su corazón se rasgaba cada vez que veía a su amada en manos de su tío, y al final solicitó permiso para ausentarse de la corte. Estuvo prestando sus servicios en Francia, pero sin poder apartar ni un solo instante de su mente la imagen de la más dulce y hermosa mujer que jamás sus ojos vieron. Pasó varios años errando por tierras francesas hasta que sus servicios fueron reclamados por el rey Arturo, ya que lo tenía en gran estima y estaba considerado el mejor caballero después de Sir Lancelot.

 
           Después de esto poco se sabe de la vida de caballero tan grande. Participó en la búsqueda del Santo Grial, pero sin fortuna, ya que esa empresa estaba destinada al caballero más puro de la cristiandad Sir Galahad, con la ayuda de sus fieles compañeros de aventuras Sir Perceval y Sir Bors. Su muerte resulta también un enigma que se pierde en la enmarañada leyenda artúrica. Aunque hay historias que hablan de cómo, una soleada tarde mientras que Sir Tristán tocaba el arpa para Isolda, fue asesinado por orden de su tío. Pero, como la gran mayoría de los sucesos que componen este mágico universo, es sólo un rumor que se va alejando como un susurro, como un murmullo cada vez más débil y agónico.

 



 

Repost 0
Publicado por leyendas medievales - en Ciclo Artúrico
Comenta este artículo
15 marzo 2012 4 15 /03 /marzo /2012 14:39


El ciclo artúrico se expandió por Europa gracias a Chrètien de Troyes y al amor cortés

        Entramos a analizar, las muchas leyendas relacionadas con el mundo artúrico. De hecho, como toda historia de origen épico, la del rey Arturo se basa por supuesto en las tradiciones galesas y britonas de la alta edad media, y en los hechos históricos acaecidos entre los siglos V-VI d.C. Dos obras fundamentales, ambas datadas entre los siglos IX y X d.C. y por tanto no contemporáneas, son los Annales Cambriae(los Anales de Gales) de Gildas y la Historia Britonum de Nennius, que constituyen los fundamentos de lo que se conoce como la Materia de Bretaña, conjunto de escritos que narran el ciclo artúrico. Sin embargo, la base de esta Materia de Bretaña es el libro de la Historia Regum Britanniae de Geoffrey de Montmouth, que es quién recoge la historía mítica tal como la conocemos hoy día. El otro gran autor que amplia aún más el ciclo artúrico con el desarrollo del tema del Santo Grial es Chrétien de Troyes, con la leyenda de Percibal (o Parsifal), Tristán e Isolda, y la historia del reino de Cornualles (o Cornway/Kernwal). 

 

La leyenda artúrica

 

Según la leyenda, Uther Pendragon, que estaba destinado a ser el rey de los bretones, se enamoró profundamente de Igraine, la esposa de Gorlois, duque de Cornualles. Para poder realizar su deseo, le pidió un favor a Merlin para que, por una noche, pudiera tener relaciones con Igraine sin que nadie se enterase. Merlin acepta con la condición de que el hijo nacido de esa relación debe dárselo a él para criarlo, y Uther acepta sólo pensando en conseguir su propósito. Con un hechizo que le hace tomar la forma de Golois, Uther toma a Igraine, pensando ésta que lo está haciendo con su marido, ante la mirada atónita de Morgana, la hija de Igraine y Golois, que sí ve a Uther con su auténtica forma. Pasada la noche, y antes de que el hechizo desaparezca, Uther se marcha del castillo, pero a las pocas horas se descubre que Golois ha muerto en batalla y que por tanto no pudo pasar esa noche en el castillo. Al poco tiempo, Uther desposa a la viuda, que efectivamente se ha quedado embarazada, y cuando nace el niño, Merlin reclama su parte del trato, y al rey no le queda más remedio que entregárselo. Según la leyenda, Merlin le entrega a Arturo, ese niño nacido de una relación adúltera, a sir Kevin, para que lo críe como a un hijo suyo.

 

Después de esto, Uther se convierte en un rey despótico, con muchos enemigos, que se acaban rebelando contra él, y en una batalla, malherido, y para evitar que su espada Excalibur (también conocida como Caladbolg), símbolo del poder real, caiga en malas manos, clava la espada en la piedra para que sólo sus descendientes legítimos puedan arrancarla. Al morir Pendragon sin hijos reconocidos, y siendo Excalibur simbolo de la realeza, todos los caballeros de Bretaña intentarán arrancarla, pero será el propio Arturo quién, por error, acabará sacándola, y siendo reconocido como heredero legítimo, con la mediación de Merlin.


Excalibur, de John Boorman, es la mejor adaptación del ciclo artúrico hecha hasta la fecha y referente obligado de cualquier cinéfilo que se precie.

Siendo proclamado rey, construirá Camelot como capital de su reino y allí alojará una sala con la famosa Mesa Redonda, un lugar de reunión donde todos los hombres serán iguales, acompañado de sus fieles caballeros, entre los que se contaban Lancelot (o Lanzarote), Gawain, Galahad, Percibal,... También desposará a Ginebra, pero ésta sucumbirá ante los encantos de Lancelot, y serán descubiertos por Arturo, por lo que por vergüenza, ella abandonará la corte ingresando en un monasterio. Por las malas artes de Morgana, la hermana de Arturo por parte de madre, el reino caerá en la desolación y en la sublevación de Mordred (según algunas fuentes, hijo de Morgana y Arturo, fruto de una noche de hechizo como lo fué la concepción del propio Arturo), en parte por la enfermedad del rey, que hará que los caballeros emprendan la búsqueda del Santo Grial, el cáliz de la última cena con poderes curativos. Finalmente, Arturo y Mordred se enfrentaran a muerte, y Arturo morirá y será enviado con la ayuda de la Dama del Lago a Avalon, la isla de los inmortales.

Esa es, brevemente, la base de la leyenda artúrica.

El personaje histórico de Arturo

Poco se sabe de él, excepto que las crónicas lo llaman dux, no rey, título que se solía aplicar a los jefes militares, de forma similar alimperator romano. Según éstas, Arturo comandó el ejercito que se enfrentó a los sajones en la batalla del Monte Badon, entre los años 516 y 518 d.C., saliendo victorioso. El resto de datos de la leyenda pertenecen de una manera u otra al folklore popular galaico-britano, como por ejemplo la asimilación de la antigua diosa irlandesa Mórrígan con Morgana, entre otros.

Candidatos

Existen una seríe de personajes reales, documentados historicamente, que encajarían dentro de ese perfil del personaje legendario y a continuación pasaré a exponerlos:

Lucio Artorio Casto

El parecido del nombre es obvio, y mucho autores coinciden en que el nombre de Arturo podría proceder de una derivación autóctona del nombre latino de Artorius. Lo cierto es que este personaje, nacido en la Campania romana (actual zona de Nápoles), vivió a mediados del siglo II d.C., y junto a su unidad de caballeros sármatas, se hizo cargo de la Legio VI Victrix destinada en Britania, y que se encargaba de proteger el Muro de Adriano. Acabado su servicio, se acabó instalando en Dalmacia, donde murió y donde se ha hallado un sarcofago con su nombre.


Un acercamiento diferente al mito artúrico: Clive Owen es el general Artorio Casto y Keira Knightley, Ginebra, una princesa de los pictos.

En 2004, Jerry Bruckheimer produjo Arturo, una película que asociaba a Artorio Casto (Clive Owen) con el personaje legendario, y a su famosa cohorte de caballeros sármatas con los caballeros de la Mesa Redonda. También aparecía el personaje de Ginebra (Keira Knightley), esta vez como princesa picta que obliga a tomar partido a Artorius contra los sajones en la Batalla del Monte Badon.

Por desgracia, es una recreación bonita pero sin fundamentos ya que Artorio Casto no es coetáneo de los hechos que se narran puesto que la batalla ocurrió tres siglos más tarde.

Riotamus

Tal vez éste sea el candidato histórico más cercano al mito de Arturo. Riotomus fué un caudillo britano que ante la llamada del emperador Antemio, acudió con una hueste de 2000 hombres en su ayuda, atravesando en canal de la Mancha y alojándose en la ciudad de Aballon (¿Avalon?), en la actual Francia. Por desgracia, llegó tarde y no pudo hacer nada por salvar al emperador, pero su presencia queda reflejada en las fuentes de la época, y coincidiría en la época en que se situa a Arturo (s.VI), además del hecho de que una de las proezas de Arturo fué cruzar el canal de la Mancha.

Ambrosio Aureliano

El tercer candidato al puesto para ser rey Arturo es este militar tardorromano, que según la Historia Regum Britanniae, luchó durante el reinado de los últimos emperadores romanos de Occidente contra el caudillo britano Vortígeno, en la batalla de Guoloph en el 437 d.C.


Sí la película sobre Artorio Casto era poco sería historicamente hablando, ésta es un auténtico descojone de incongruencias históricas, sólo hay que ver al elenco protagonista.

Como en el caso de Artorio Casto, el personaje también ha sido protagonista de una reciente película, basada en el libro de Valerio Massimo Manfredi, La última Legión. En ella se narra cómo el último emperador romano de Occidente, Rómulo Augustulo, se ve obligado a huir de Roma con la ayuda de Ambrosio y de un britano llamado casualmente Merlin. En Britania, se hará llamar Pendragón y acabará casándose con Igraine, de quien se supone nacerá el futuro Arturo. En este caso, Ambrosio no sería directamente Arturo pero sí el responsable de la leyenda. La espada Excalibur en realidad sería la espada del mismo Cesar, que sólo sus descendientes, o sea Rómulo, podrían empuñar.

Owain Ddantgwyn

Owain fué un antiguo rey galés de finales del s.V d.C. que encajaría en el perfil del rey Arturo. Aunque a primera vista su nombre no coincida, era apodado el Oso (Arth en gaelico antiguo, de ahí la derivación latina Arth(os) uir o Hombre-Oso), y vivió en Camlan (¿Camelot?). Para más inri, el nombre de su padre era Yrth, que podría derivarse Uther.

Athrwys ap Mewig

El último de los candidatos. Poco se sabe de él excepto que fue un caudillo britano que vivió por los lugares que cita la leyenda y que coincidiría con la época en que se situa la batalla del Monte Badon.

Conclusión

Hoy en día seguimos sin conocer el orígen exacto del mito del rey Arturo y su figura, si es que realmente existió. De hecho, lo más probable es que, como muchos personajes legendarios, fueran la unión de las vidas de muchos personajes históricos que la imaginación humana y la novela caballeresca desarrollaron de forma extrema, pero que, a día de hoy, sigue captando nuestra imaginación. La novela fantástica tal como la conocemos hoy no existiría si no fuese por el ciclo artúrico, ni tampoco las grandes novelas caballerescas ni las operas wagnerianas basadas en el mito del Santo Grial. Por eso es y siempre será un tema universal.

Existen historiadores que le han visto motivos políticos detras de la figura de Arturo. Según estas corrientes, La Historia tenía dos objetivos claros: El primero, "profundizar" en la historia de las Islas Británicas, que por aquel entonces era prácticamente desconocida. Y el segundo, legitimar la monarquía normanda en Inglaterra.Cuando los normandos llegan a Inglaterra y vencen a los sajones en el S XI, Guillermo el Conquistador se convierte en el primer rey normando de Inglaterra. Sin embargo, durante los primeros años de su reinado sufre constantes rebeliones.

 

Cuando consigue afianzarse en el trono, comienza una maniobra de conquista más completa, basada en quitar tierras a nobles descontentos y dárselas a sus favoritos, con lo que consigue afianzar también a su casa como casa real. Pero existe otra conquista más sutil de los normandos: La de la propaganda.

Los normandos son los que vuelven a traer a la memoria colectiva los mitos de Arturo, convirtiéndolo en un rey que defendió a Inglaterra de los sajones. Cuando los sajones vencen a los bretones, estos emigran al norte de Francia. Así, los normandos no son usurpadores del trono, sino los héroes que expulsan a los verdaderos usurpadores, los sajones. Y son, además, los descendientes del Rey Arturo.El tercer rey normando de Inglaterra, Enrique I, es el que encarga a Monmouth la redacción de la Historia Regum Britanniae, incluyendo por supuesto la historia del Rey Arturo. Robert de Wace, protegido de Enrique II, "romancea" la Historia especificando más la descendencia de los Plantagenet y "Enriquizando" la figura de Arturo y de su corte. Enrique II y sobre todo su mujer, Leonor de Aquitania, son un motivo fundamental de la proliferación de textos artúricos en el S XII en Inglaterra y Francia, mediante el mecenazgo a poetas y escritores como el propio Chrétien de Troyes, que según algunos estudiosos se basó en ella para el personaje de la Reina Ginebra de sus novelas.  

 para saber más:

EL REY ARTURO (BREVE HISTORIA DE...) 

CHRISTOPHER HIBBERT , NOWTILUS, 2009

Repost 0
Publicado por leyendas medievales - en Ciclo Artúrico
Comenta este artículo
17 enero 2012 2 17 /01 /enero /2012 01:36

 

El otro personaje femenino mágico del mundo arturiano es de La Dama del Lago o Viviane (Viviana). Su aparición y concretización es relativamente tardía dentro de la literatura artúrica; en el ciclo de laVulgata Lancelot-Grial, la joven llamada Niviane aprendió la magia de Merlín de manea casi coactiva ya que los primeros poderes que usó fueron para retenerle en una cueva (en otros lugares en otras versiones) para después confinarle allí eternamente, como ya hemos indicado antes al hablar de Merlín. El episodio se repite en versiones posteriores y es el central en la historia del personaje que se conocerá por varios nombres: Nmue, Nimue, Niniane, Nyneue,y Niviane. En la Suite Du Merlin(siglo XIII), obra posterior a la Vulgata se recoge la historia de Nivaine, la maga de la que Merlín se había enamorado. El personaje era una muchacha mortal a la que el mago le enseñó las artes mágicas las cuales utilizó para evitar que el hechicero siguiese pretendiéndola, encerrándole de por vida en un cautiverio mágico (un refugio invisible).

c7bb0df21606d7e6f23b9848101205db.jpg

 

La relación que este personaje guarda con un lago es muy vaga, solo referida en esta última fuente a una leyenda sobre la diosa Diana que Merlín le relata a su amada y sobre cual al joven basará su ira contra Merlín. Los relatos posteriores que hacen referencia a la Dama del Lago se basarán en el personaje de Nivaine y en romances arturianos franceses de los siglos XI-XII en donde aparecen ninfas acuáticas que mantienen encuentros con caballeros de Arturo; de hecho Chrétien de Troyes señalaba que Lancelot había sido criado con una ninfa acuática, identificada como la Dama del Lago. Las doncellas acuáticas (ondinas) estaban tomadas de la mitología grecolatina clásica y no eran extrañas en la mitología céltica. Tmbién es posible que este personaje tenga su origen en Tetis, la madre de Aquiles en la Iliada por su rol protector y otorgador de invulnerabilidad hacia su hijastro Lancelot.

Es un debate encendido si Viviane o Niniane es una heroína o una villana, ya que la leyenda la muestra como un ser egoísta que solo busca su propio provecho y como una especia de femme fatale que engatusa a Merlín, aunque, por otra parte, al igual que Morgana, su mágica condición esta vinculada en versiones posteriores con el triunfo de Arturo y la creación de Excalibur. Y en todo caso, siempre vinculada a Avalon, donde según muchas versiones se forjo la mítica espada de Arturo. Viviane se convierte en la Dama del Lago en relatos del ciclo post-Vulgata, en donde el personaje entrega desde las aguas del lago la espada Excalibur a Arturo. No tiene allí nombre propio, pero el personaje se divide en dos al aparecer una mujer llamada Ninianne cuya historia es la misma que la que cuenta el Lancelot-Grial. El La muerte de Arturo, de Mallory, el personaje, con la misma división que en la versión antes mencionada, cobra en ambas partes gran importancia, en donde la anónima Dama del Lago ayudará con sus artes mágicas en las aventuras de varios de los caballeros de Arturo. Personaje etéreo, prerrafaelita y con gran carga romántica, la dama del lago ha sido fuente de inspiración en siglos posteriores para escritores y artistas y es uno de los mitos mas bellos de la saga arturiana.

La magia en los mitos del Rey Arturo: algo que llegó desde el mundo de los druidas celtas y creó gran parte de la concepción clásica europea de la magia y la hechicería, blanca o negra. Merlín, el más grande mago y sabio y las hechiceras, las mujeres más poderosas de los mitos y leyendas de Arturo. Un mundo fantástico nació y traspasó la esencia misma de la leyenda del Rey Arturo. Por arte de magia.

 

 la-dama-del-lago.jpg

Repost 0
Publicado por leyendas medievales - en Ciclo Artúrico
Comenta este artículo

Presentación

  • : Leyendas Medievales
  • Leyendas Medievales
  • : Blog sobre leyendas y mitos,está dedicado a esas leyendas medievales, las cuales a través de su relectura nos permiten entender la mentalidad de esa época; sus alegrías, sus sueños, sus miserias etc. Pretende tratar temas históricos desde una vertiente cercana, y amena. La Edad Media y sus mitos regresan hasta nuestros días.
  • Contacto

Buscar