Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
1 noviembre 2011 2 01 /11 /noviembre /2011 00:35

 

 

De leyendas medievales sobre mujeres encontramos pocas a lo largo de la Edad Media, y es que cabe recordar que estamos dentro de un mundo masculino y patriarcal. La Iglesia, institución que lleva el peso ideológico de dicha sociedad  divide  a la mujer en una  dicotomía paranoica, por un lado a la mujer religiosa, la monja representada como la Virgen y por otro a la mujer vulgar, y laica representada por la Eva bíblica, personaje  personaje visto como malicioso y pérfido y es por tanto que es obviada  y ninguneada. A estas dos visiones, que dominaron los primeros siglos de la Alta Edad Media( sV al X) se habrá de añadir una tercera visión aparecida en los siglos XII y XIII, durante la época del Amor Cortés,en la cual la mujer es vista como el objeto a adorar y es clave para obtener un ascenso de nivel dentro de la sociedad.

 

El amor cortés nace en el siglo XI en el sur de Francia (Languedoc). El amante llora y siempre es el sirviente o prisionero de una dama, quien a veces es inflexible y cruel.  La única virtud posible del amante es servir a la dama (lo que los alemanes medievales llaman Frauendienst o «servicio de damas»).  El amante llama a su dama midons («mi dueño») y el amor cortés es la feudalización del amor (vasallaje), o sea, la dama sustituye al rey (o a Dios).  Este tipo de amor es posible sólo para los corteses (aunque el amor ennoblece aún a los no-nobles).  El poeta sirve a una dama casada generalmente (por eso es un tipo de amor   «adúltero») y su amor es representado en forma desesperante (recordemos que la desesperación es el pecado imperdonable de la cristiandad [como todas las ofensas contra el Espíritu Santo o el amor de Dios: suicidio, etc.]) y trágica.  El amante sólo puede ser salvado por el Dios Amor.

 

 

 

Un personaje femenino sobre el cual se crearán muchas leyendas será Leonor de Aquitania (Poitiers, 1122 -, Fontevraud-l' Abbaye, 1 de abril de 1204). Fue duquesa de Aquitania y Guyena y condesa de Gascuña por derecho propio, así como reina consorte de Francia e Inglaterra.También y dentro del mismo mundo femenino encontramos leyendas relacionadas con  las hadas. La hada será incorporada dentro del imaginario medieval como un ser benéfico. El arquetipo es Melusina, la mujer serpiente, leyenda que ya hemos visto.Melusina  plantea la historia de la unión entre un mortal y  un inmortal además de reflexionar sobre el matrimonio en la Edad Media.

 

 

 

Leonor de Aquitania

 

Por lo que respecta a Leonor de Aquitania, las leyendas medievales que circularon sobre ella siempre la vinculan a relaciones incestuosas, una de las más famosas narra la existencia de relaciones sexuales con Saladino durante las Cruzadas.

Entorno a Leonor de Aquitania existe una leyenda negra alimentada por el paso de los siglos y la multitud de elucubraciones que se han hecho en relación a su comportamiento, su aspecto físico, su espléndida preparación cultural, su amor por el mundo trovadoresco y su increíble fortaleza, pues vivió ochenta años en un mundo en el que la esperanza de vida era mucho menor. Una trascendencia nada habitual para una mujer de la época.

 

Esta visión tan negativa de la duquesa de Aquitania comienza con las los testimonios que recogen los monjes y los clérigos de la época, quienes se encargaron, tal vez bajo una mirada de desconfianza hacia la mujer, de mostrar a una Leonor que, lejos de llevar una vida tranquila, transgrede las normas habituales. Además, y como muestra inequívoca de maldad, la describen como una mujer muy bella y por ello sospechosa de cualquier acción contra los hombres

 

 

Video sobre la Historia de Leonor de Aquitania


 


Repost 0
Publicado por leyendas medievales
Comenta este artículo
22 octubre 2011 6 22 /10 /octubre /2011 23:05

    

melusina1.jpg

    Una de las leyendas más famosas dentro del imaginario colectivo medieval es la de Melusina, la mujer serpiente. Esta leyenda es recogida por primera vez por Jean D'Arras quien escribió una novela titulada La Noble Historia de Lusignan o La historia de Melusina(s. XIV) en prosa. Sin embargo, Melusina es un hada muy vieja nacida en un pasado muy remoto. Algunos ven en ella una deidad celta protectora de la Font de Sé (Fuente de la Sed), otros creen que fue una superviviente de la Meluciena de los escitas. Los historiadores encuentran en ella la personificación de auténticas heroínas como la Reina Sibila. Como vemos hay variedad de interpretaciones sobre este personaje, su simbolismo y el signficado de la leyenda, pero sólo hay un relatode los hechos, así que pasemos a exponerlos.

     La leyenda del hada Melusina comienza en el momento que su madre, El hada Pressina, la maldice condenándola a ser eso, mitad mujer, mitad serpiente en castigo por haber encerrado a su padre, el rey Elinas de Escocia en la montaña mágica de Northumberland a causa de una falta no tan grave como para ser penada con semejante severidad –de hecho la falta era el quebrantamiento de la consabida promesa dada, en este caso a su madre Pressina.

    Después de esto, y junto a una fuente, tiene lugar el encuentro entre Raymondin y Melusina. Cierto día, habiendo salido a cazar, Raymondin mata accidentalmente a otro noble cuando lo que intentaba era salvarle la vida del ataque de un jabalí. Desolado e invadido por la desesperación, Raymondin vaga por los bosques sin saber como comunicará tan infausta nueva a los hijos del muerto, mas hete aquí que, junto a una fuente, La fuente de la Sed, se encuentra a una bella muchacha vestida de blanco: es el hada Melusina. Melusina le consuela y le da la solución para explicar a los hijos del conde de Poitou, como sucedió la muerte accidental de su padre. Raymondin, prendado tanto de su belleza como de su sabiduría, la pide en matrimonio, imponiéndole ella sólo la condición de que los sábados le permita retirarse a sus aposentos sin ser vista en todo un día y una noche, a lo que su enamorado se aviene sin discutir.

    El caballero regresa a la corte del hermano de su padre y relata a sus primos como sucedieron los hechos conducentes a la muerte del conde; sus primos aprecian la nobleza de su conducta y no tienen nada que reprocharle, al contrario, pues le ofrecen como regalo de bodas unas tierras que él debe elegir, entonces el hada Melusina le aconseja que pida toda la extensión que pueda caber en una piel de ciervo, y, cogiendo esa piel, hace largas tiras de ella, las cuales, al ser enlazadas, dan un inmenso territorio que desde entonces será su feudo.Ambos contrajeron nupcias y Melusina le hizo el presente de construir, con ayuda de otras hadas y entidades mágicas, el castillo de Lusignan para él, aparte de la capilla en la que se casaron. Vivieron felices muchos años, hasta que un malhadado día, el conde de Forez, hermano de Raymondin, en el transcurso de una alegre cena que se celebraba precisamente la noche de un sábado, vertió insidioso en su oído comprometedoras dudas acerca de la desaparición de su esposa Melusina, ya que no compartía con ellos la mesa. Entonces, Raymondin, acicateada su curiosidad, subió a las estancias del hada y espiándola por el agujero de la cerradura pudo descubrir el secreto tan celosamente guardado; ella estaba en el baño y de cintura para abajo era una serpiente.

 

    Con todo, y porque la amaba, Raymondin prefirió callar y no comentarle a nadie lo que había visto.Sin embargo, tiempo después, uno de sus hijos, Geoffroy, enzarzado en lucha fraticida con su hermano Fromont, acabó con la vida de éste, arrasando el convento en donde era monje, con cuya existencia pagaron también los demás religiosos al haberle acogido. Raymomdin entonces acusó a Melusina de haberle traído la desgracia a su linaje, y rechazando las muestras de consuelo que su esposa le ofrecía la trató de odiosa serpiente, lo cual hizo comprender al hada que el secreto había sido descubierto, o sea, que Raymondin no cumplió su palabra dada como caballero.

   Melusina, herida en lo más profundo por la traición, se encolerizó y huyó volando del castillo, para no volver más que de noche a visitar a sus hijos, pero nunca a Raymondin, quien la perdió para siempre, acabando sus días como ermitaño en la montaña de Montserrat Según la leyenda, el hada Melusina acostumbróse a volar entorno al castillo de Lusignan cada vez que los condes iban a morir, alertando a sus moradores con gritos y lamentos.

 

 Una posible explicación a la leyenda.

 

     Según la escritora especialista en hadas Estrella Cardona, el origen de esta leyenda lo hallamos en las hadas acuáticas. La simbología del agua, en las más antiguas culturas del planeta, se halla unida a la fecundidad igual que las serpientes -y por deformación, o transformación, también los dragones.  Fue en tiempos remotos que bien podemos llamar prehistóricos, cuando el misterio de la maternidad tenía sometido al varón de la especie que adjudicaba unos poderes incomprensibles, y por ello mágicos, a la mujer, el matriarcado imperaba en la sociedad de su época; la mujer era dadora de vida y las diosas gobernaban la Tierra muy por encima de sus homónimos ( ya que en épocas pretéritas, incluso el sol era una deidad femenina), luego, cuando el hombre descubrió que él tenía arte y parte en el misterio de la concepción, las cosas cambiaron hasta el punto que ancestrales saberes tuvieron que disfrazarse con ropajes diferentes; de ser madres y señoras, sacerdotisas de fecundidad adoradas sin discusión, las mujeres empezaron a convertirse en hechiceras, brujas o hadas (que viene a ser lo mismo), y éstas a su vez en leyenda, una leyenda que intentaba preservar lo poco que les quedaba ya del concepto sagrado de un divino ministerio, el de dar la vida, y Melusina es una de ellas: hada y leyenda.

 

 

mermaid.jpg 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Repost 0
Publicado por leyendas medievales
Comenta este artículo
22 octubre 2011 6 22 /10 /octubre /2011 16:17

abelardo.jpg

Hoy tratamos en estas lineas, la historia de Pedro Abelardo y su joven pupila Eloísa. Esta microhistoria, es real, no es leyenda y sucedió en pleno siglo XII, época de esplendor iniciada en el siglo X hasta el siglo XIII, que ha sido bautizada por muchos historiadores como El despertar de Europa.

Asistimos al desarrollo del urbanismo, dentro de los burgos, de un gran crecimiento económico, (que implica la consolidación de los mercados regionales y del comercio internacional, así como de una economía monetarizada) y demográfico, así como cultural también( manifestado con el surgimiento de las primeras universidades, como la de Bolonia, que data del siglo XI, y con la expansión de las lenguas romances). Europa en resumen,,vive su Edad de Oro, recuperando su esplendor perdido con caída del Antiguo Imperio Romano.

 

En este contexto histórico se ha de insertar la historia de nuestros protagonistas, los cuales fueron testigos presenciales de todos estos cambios antes mencionados, en este siglo de contrastes tan marcados. Si conocemos de buena tinta hoy las desventura de Pedro Abelardo y su amada pupila, es gracias a las cartas que de ambos conservamos, su correspondencia de amor y pasión, así como a la Historia Calamitatum, una especie de autobiografía, hecha por Abelardo, en sus años de vejez en la cual expone la historia de sus desventuras, en parte para defenderse de quien le atacaba.

 

Nacido en la Bretanya en 1079, Abelardo, era hijo de un tal Berenger, burgués rico que le dio una educación esmerada. Abelardo se apasionó desde sus primeros años por el estudio; renunció a la carrera militar y estudió lógica y dialéctica. Imbuido por un espíritu combativo se dedicó a viajar por diversas provincias para disputar dialécticamente con aquellos que practicaban ese arte

 

El nacimiento del siglo XII contempla la entrada en París de un joven Abelardo anhelante de conocimientos y rebosante de ambición intelectual y social. Los dos años siguientes fueron de febril aprendizaje. Ingresa en la escuela de la Catedral para estudiar dialéctica con el más renombrado filósofo de la época, Guillermo de Champeaux. Abelardo, un joven apuesto e inteligente, dedicado a la filosofía conquista rápidamente una brillante reputación. Un éxito que generó dos sentimientos: envidia de los demás y su propio orgullo.

Este es a grandes trazos el retrato de nuestro joven primer protagonista.

 

 

Un personaje que pronto formaría sus propio centros de enseñanza en la colina de Santa Genovena, cerca de París. Hasta allí se acercaría la otra gran protagonista de esta historia, Eloísa una joven famosa por su belleza y su refinada cultura y sobretodo por ser sobrina del canónigo de la catedral de París, Fulberto. La joven adolescente, pronto caería en los encantos de Abelardo, y Abelardo en los de élla. Enseguida se interesó por ella y bajo el pretexto de instruirla, logró canjear el alquiler de una habitación por darle clases.

El acercamiento al amor, provocó, según cuenta el mismo Abelardo, el alejamiento de la filosofía

 

La pasión entre ambos fue muy intensa.se cuenta que cuando Eloísa quedó embarazada, Aberlardo decidió raptarla para conducirla a Bretaña. Allí, dio a luz un niño en la casa de la hermana de su amante. Pero cuando Abelardo regresó a París, Fulberto lo esperaba para ejecutar su venganza: sus emisarios multilarían sus genitales sin mas al seductor de su sobrina. La ocultación de su amor era ya imposible y el escandalo mayusculo en el París de esa época.

 

Abelardo decidió no volver a ver a Eloísa y retirarse a un monasterio. Eloísa también se convirtió en monja pero nunca dejó de amar a Abelardo. A pesar de que nunca más se hablaron, mantuvieron correspondencia hasta el momento de la muerte de Abelardo. Esa correspondencia se ha recogido en el libro Cartas de Abelardo y Eloísa. Nuestra protagonista, Eloísa, murió años después y se le concedió ser enterrada junto a su amado Abelardo.

 

Ésta es la historia de este amor imposible entre un joven tutor que podía haber llegado a los más altos grados de fama y prestigio dentro de la filosofía y la lógica. Su pasión por Eloísa hizo que pusiera su carrera en segundo plano y que dejara todo por élla. Es por ello, que muchos sectores de la Iglesia le pusieron como ejemplo a evitar y de las consecuencias que lleva la poner la lujuria por encima de la ética religiosa. Rechazando cualquier tipo de moralina, Abelardo es visto hoy, como un genio, todo un adelantado a su época, un renovador de la ética y la lógica.

 

Sus cartas de amor nos permiten así mismo revivir su pasión, durante más de 20 años se cartearon los antiguos amantes, él siempre se muestra más frío y distante en ellas, Eloísa en cambio casi se muestra cálida y apasionada, con desprendimientos de locura romántica y con cierta pena por lo sucedido a su amante.

 

He aquí, un extracto de algunas cartas de nuestros amantes, de Eloísa hacía Abelardo:

 

"Las cartas de los amigos ausentes siempre son bien recibidas. El mismo Séneca nos da Buena muestra de ello cuando escribe este pasaje en una carta a su amigo "

“Te agradezco tus frecuentes cartas, pues es la única manera de hacerme sentir tu presencia. Siempre que las recibo tengo el íntimo sentimiento de que estamos juntos.” – Eloísa diciéndole sutilmente a Abelardo ¡por que fregados no me escribes! Tu sabes amado mío – y todos saben también – lo mucho que he perdido al perderte a ti. Y cómo la mala fortuna – valiéndose de la mayor y por todos conocida traición – me robó mi mismo ser al hurtarme de ti.

"El nombre de esposa parece ser más santo y más vinculante, pero para mí la palabra más dulce es la de amiga y, si no te molesta, la de concubina o meretriz. Tan convencida estaba de que cuanto más me humillara por ti, más grata sería a tus ojos y también causaría menos daño al brillo de tu gloria".

"Dios me es testigo de que, si Augusto – emperador del mundo entero – quisiera honrarme con el matrimonio y me diera la posesión de por vida, de toda la tierra, sería para mí mas honroso y preferiría ser llamada tu ramera, que emperatriz".

 

Cartas de Abelardo a Eloísa:

 

“El que encuentra a una mujer buena, encuentra un tesoro y consigue el favor del Señor”. Y más adelante “La casa y las riquezas se heredan de los padres, pero la mujer prudente es don de Dios”.

Tú sabes a qué bajeza arrastró mi desenfrenada concupiscencia a nuestros cuerpos. Ni el simple pudor, ni la reverencia debida a Dios fueron capaces de apartarme del cieno de la lascivia, ni siquiera en los días de la Pasión del Señor o de cualquier otra fiesta solemne.

Merezco la muerte y alcanzo la vida. Se me llama y doy la espalda. Persisto en el crimen y soy perdonado contra mi voluntad.

Me dices: “Pero yo sufrí por ti”. No lo pongo en duda. Pero sufriste más por ti; y eso mismo contra tu voluntad. No por un amor que saliera de ti, sino por coacción mía. Ni redundó en tu salvación, sino en tu dolor. Él, en cambio, padeció porque quiso y te trajo la salvación; Él que con su pasión cura toda enfermedad y disipa toda pasión

 

Repost 0
Publicado por leyendasmedievales
Comenta este artículo

Presentación

  • : Leyendas Medievales
  • Leyendas Medievales
  • : Blog sobre leyendas y mitos,está dedicado a esas leyendas medievales, las cuales a través de su relectura nos permiten entender la mentalidad de esa época; sus alegrías, sus sueños, sus miserias etc. Pretende tratar temas históricos desde una vertiente cercana, y amena. La Edad Media y sus mitos regresan hasta nuestros días.
  • Contacto

Buscar