Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
15 marzo 2012 4 15 /03 /marzo /2012 15:40

 

La  Leyenda arturiana, es el nombre colectivo que reciben una serie de leyendas sobre los Celtas y la historia legendaria de las Islas Británicas, especialmente aquellas centradas en el Rey Arturo y los Caballeros de la Mesa Redonda. El poeta francés del siglo XII Jean Bodel creó el nombre según las líneas de su poema épicoChanson de Saisnes:

 

Ne sont que III matières à nul homme atandant,
De France et de Bretaigne, et de Rome la grant.
‘Hay tres ciclos literarios de los que ningún hombre debería carecer:

la materia de Francia, de Bretaña, y de la gran Roma.’
Jean Bodel, Chanson de Saisnes

 

El Ciclo artúrico

El ciclo literal arturiano es la parte mejor conocida de la Materia de Bretaña. Su reconocimiento se debe a que narra dos historias entrelazadas que intrigaron a varios autores posteriores. Una, trata sobre Camelot, usualmente visualizada como una utopía llena de virtud caballeresca, algo que posteriormente sería revertido por los errores de Arturo y Sir Lancelot. La otra historia, habla acerca de las búsquedas del Santo Grial por varios caballeros, algunas que fueron exitosas (como las de Galahad o Percival), mientras que otros fallaron (como Sir Lancelot).

El Rey Arturo y los Caballeros de la Mesa Redonda.

Las historias medievales de Arturo y sus Caballeros están llenas de temas Cristianos, los cuales tratan acerca de la destrucción de los virtuosos planes humanos debido a las fallas morales de los personajes, y la búsqueda de una importante reliquia cristiana. Finalmente, las relaciones de amor cortés entre los personajes, como Lancelot y Ginebra, o Tristán e Isolda. En los años recientes, hubo una tendencia de unir las historias del Rey Arturo y sus caballeros con la mitología celta, en versiones reconstruidas a principios del siglo XX, plenamente románticas.

Además, es posible considerar a la literatura artúrica en general, en especial aquellas historias acerca del Grial; como una alegoría del desarrollo humano y el crecimiento espiritual.

 

Sir Tristan

 

Sir Tristán es uno de lo más conocidos caballeros de Arturo. Pero lo cierto es que su fama se debe más a su trágica historia de amor con la bella Isolda que a sus gestas caballerescas. La leyenda nos cuenta que era hijo del rey Melodías, vasallo de Arturo, y de la hermana del rey Mark de Cornualles. Su madre falleció durante el parto y por ese hecho recibió el nombre de “Tristán”, cuyo significado sería “doloroso nacimiento”.

  

Es el prototipo de caballero gentil más preocupado por las artes y las buenas maneras que por los hechos de armas. Imploró el perdón, a los pies de la hoguera, para  su madrastra, después de que ésta intentase envenenarlo hasta en dos ocasiones. Con el fin de completar su formación su padre lo envió a Francia donde se convirtió en un virtuoso del arpa y un maestro de las técnicas de caza. Completada su educación regresó a la corte de su padre.

  

Poco tiempo después se presentó ante su tío el rey Mark de Cornualles para aceptar el desafío que a éste le había hecho Sir Marhaus, emisario del rey de Irlanda. El rey irlandés Angustias pretendía que Cornualles le volviese a pagar un viejo tributo. La cuestión se dirimirá por las armas. Sir Tristán y Sir Marhaus lucharon hasta la extenuación. Al final la victoria cayó del lado de Sir Tristán, pero resultó herido por la punta de la lanza del caballero irlandés que estaba envenenada. Los médicos llegaron a la conclusión de que sólo podría sanar si viajaba al lugar donde el veneno había sido elaborado.

  

Fue así como partió, en una pequeña embarcación, rumbo a Irlanda y como una placida mañana, mientras tocaba el arpa, llegó a la orilla de un río donde se encontraba la familia real irlandesa, que no tardaron en caer cautivados por su hermosa música y el halo de candidez de desprendía tan apuesto joven. Fue llevado a la corte donde se restableció de sus heridas, pero siempre tuvo prudencia en no revelar su procedencia, pues sabía bien donde se hallaba. Con el tiempo surgió el amor entre Sir Tristán y la hija del rey de Irlanda, Isolda. Esto provocó los celos de Sir Palomides, caballero irlandés enamorado en secreto de la princesa, y las suspicacias de la reina. Entre ambos acabaron por descubrir la verdadera identidad de Sir Tristán y el rey Angustias lo expulso de la corte.

 

De regreso a Cornualles se puso al servicio del rey Arturo y no tardo en convertirse en uno de los más notables miembros de la Hermandad de lo Caballeros de la Tabla Redonda, cosa que despertó los celos y la envidia de su tío el rey Mark que juró no descansar hasta terminar con su vida. El viejo y malvado rey ordenó a su sobrino que fuese a Irlanda a la corte del rey Angustias y solicitase la mano de la bella Isolda para convertirla en reina de Cornualles. Con este plan pretendía hacer un doble daño a Sir Tristán por un lado le arrebataría su gran amor y por otro tenía la esperanza de que algún caballero irlandés lo retase para vengar la muerte de Sir Marhaus y acabase con su vida.

 

Pero de camino a Irlanda Sir Tristán se encontró con el rey Angustias que estaba siendo atacado, y pensó que era la ocasión propicia para ganarse su favor, así que le prestó su ayuda y le salvo la vida. El rey agradecido lo escolto hasta su corte. Una vez allí Sir Tristán comunicó su cometido y el rey acepto de buen grado el enlace, ordenando los preparativos del viaje de su hija a Cornualles. La noche antes de llegar a su destino, los amantes abatidos y resignados a su cruel suerte decidieron beber una copa de vino para brindar por su mala fortuna, pero resultó que el brebaje no era vino si no un poderoso filtro amoroso, que no hizo si no aumentar el deseo de ambos, que acabaron yaciendo juntos y consumando su febril amor.

 

A la mañana siguiente llegaron a Cornualles y el rey sin dilación llevo a Isolda al altar y la convirtió en su esposa. La existencia dejo de tener sentido para Sir Tristán, su corazón se rasgaba cada vez que veía a su amada en manos de su tío, y al final solicitó permiso para ausentarse de la corte. Estuvo prestando sus servicios en Francia, pero sin poder apartar ni un solo instante de su mente la imagen de la más dulce y hermosa mujer que jamás sus ojos vieron. Pasó varios años errando por tierras francesas hasta que sus servicios fueron reclamados por el rey Arturo, ya que lo tenía en gran estima y estaba considerado el mejor caballero después de Sir Lancelot.

 
           Después de esto poco se sabe de la vida de caballero tan grande. Participó en la búsqueda del Santo Grial, pero sin fortuna, ya que esa empresa estaba destinada al caballero más puro de la cristiandad Sir Galahad, con la ayuda de sus fieles compañeros de aventuras Sir Perceval y Sir Bors. Su muerte resulta también un enigma que se pierde en la enmarañada leyenda artúrica. Aunque hay historias que hablan de cómo, una soleada tarde mientras que Sir Tristán tocaba el arpa para Isolda, fue asesinado por orden de su tío. Pero, como la gran mayoría de los sucesos que componen este mágico universo, es sólo un rumor que se va alejando como un susurro, como un murmullo cada vez más débil y agónico.

 



 

Compartir este post

Repost 0
Publicado por leyendas medievales - en Ciclo Artúrico
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Leyendas Medievales
  • Leyendas Medievales
  • : Blog sobre leyendas y mitos,está dedicado a esas leyendas medievales, las cuales a través de su relectura nos permiten entender la mentalidad de esa época; sus alegrías, sus sueños, sus miserias etc. Pretende tratar temas históricos desde una vertiente cercana, y amena. La Edad Media y sus mitos regresan hasta nuestros días.
  • Contacto

Buscar